Rehabilitación

Realizamos rehabilitaciones integrales de piscinas sin ningún tipo de limitación.

Si vuestra piscina se ha quedado un poco o muy antigua, el gresite ya no luce como antes, nosotros podemos renovarla y dejarla como nueva, sustituyendo el gresite existente por uno más moderno, sustituimos la coronación si está dañada, podemos añadir elementos inexistentes en su antigua piscina, como escaleras o bancos de obra, y también podemos instalar un sistema de hidromasaje si lo desea.

Para que se hagan una idea de las reformas que más solemos hacer en piscinas existentes, haré una lista en el orden de las que más hacemos.

BORDILLO: Realizamos el bordillo (rejuntado) en toda la piscina con un material especial para piscinas, pero antes hacemos un tratamiento previo para poder retirar por completo toda la junta que pudiera quedar antigua, de esta manera nos aseguramos de que la nueva se coge bien y así poder dar una garantía de durabilidad. Enlace blog.

AÑADIMOS ESCALERAS O BANCOS DE OBRA: Las escaleras metálicas son incómodas para entrar y salir de la piscina, de ahí que cada vez estamos construyendo más escaleras de obra que facilitan la entrada y la salida del agua. También instalamos bancos de obra, y tanto los bancos como las escaleras podemos incorporar surtidores de hidromasaje tipo spa “Jacuzzi®”.

QUITAMOS PROFUNDIDAD: Antiguamente se construían las piscinas muy profundas y realmente con los años nos hemos dado cuenta de que cuanto más se disfruta de una piscina es pudiendo hacer pie e ir caminando por todos los rincones. Nosotros le sacamos profundidad dejándola a la altura que ustedes deseen.

SUSTITUCIÓN DEL GRESITE: Es probable que si su piscina ya tiene muchos años, el gresite ya no luce en ella como antes, quizá muchas piezas han caído y ya no fabrican el mismo modelo y poco a poco se van haciendo parches que ensucian la estética de la piscina, cuando esto sucede lo mejor es poner un gresite nuevo, así podrá volver a estrenar piscina.

SUSTITUCIÓN DEL CORONACIÓN: Muchas veces nos encontramos remates que por culpa de la penetración del agua por los poros que se han ido formando a base del tiempo, han oxidado el hierro que lleva dentro y ha reventado la pieza, que se va reparando, pero llega un momento que ya no queda bonito, incluso sin romperse, se puede acumular moho que no sale de ninguna manera, ni con ácidos ni clorados y también estropean la estética de la piscina.